Un sector residencial en consolidación

Samuel Población

Director Nacional de Residencial y Suelo de CBRE

Basta con echar un vistazo a nuestro alrededor para percibir la vuelta de las grúas. Sin embargo, la construcción de vivienda nueva se encuentra a niveles inferiores a los de los años 90, si bien es cierto que las perspectivas anuncian importantes proyectos en los próximos años.


Y es que todos los indicadores invitan al optimismo. De un lado, la demanda de vivienda está creciendo de forma constante pero selectiva, principalmente impulsada por la compra de vivienda usada en los mercados más dinámicos. La vivienda nueva ha perdido peso relativo con respecto al último periodo expansivo como consecuencia de la débil oferta, y según nuestras estimaciones, la demanda de vivienda nueva en España para los próximos dos años se situará entre las 120.000 y las 140.000 unidades al año.


Por otro lado, el mercado de suelo se ha concentrado en el producto finalista, donde existe una exposición al riesgo más limitada. La demanda de suelo se ha recuperado considerablemente en algunas ciudades como Madrid y Barcelona donde el agotamiento de la oferta de calidad está dando lugar a repuntes importantes de precios en determinadas zonas. A nivel agregado nacional, no se esperan tensiones desequilibrantes en los precios debido al importante volumen de oferta.


En cuanto a precios de la vivienda, en el conjunto de España se mantienen moderados. Los eventuales incrementos tienen su origen en la evolución del segmento de obra nueva debido a la escasa oferta y la intensa demanda. A nivel local, ciertos mercados como Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga, País Vasco y localizaciones específicas de la costa comienzan a experimentar aumentos significativos. Nuestra previsión es que el precio de la vivienda en España, incluyendo segunda mano más obra nueva, alcance subidas en 2017 de entre el 4% y el 6%.


Por último, otro cambio relevante es el paulatino aumento del régimen de alquiler. El principal factor es una mayor demanda de alquiler que no se ha ajustado a la oferta del parque de viviendas existente, pues sigue siendo insuficiente. El peso del alquiler como régimen de residencia, ha pasado de representar un 10% del total, a ser un 22% en los últimos 10 años.


La creciente demanda viene determinada por múltiples causas, entre las que podemos destacar:
• Menor ahorro y capacidad de compra por parte de los jóvenes, principales demandantes de vivienda en alquiler.
• Cambios socioculturales y creciente movilidad geográfica del mercado laboral.
• Endurecimiento en las condiciones de concesión de hipotecas.
No obstante, España aún se encuentra lejos de la media europea en cuanto a porcentaje de hogares en régimen de alquiler, situada en el 33%.

Descargar archivo relacionado